$0.00

No hay productos en el carrito.

InicioTu EducaciónLas claves para manejar el tiempo eficientemente

Las claves para manejar el tiempo eficientemente

Tenés que dar una presentación o entregar un trabajo importante y te dan la fecha límite. Parece algo remoto y muy lejano, además de que tenés otras cosas pendientes, así que te decís a vos mismo que lo vas a hacer más adelante, cuando falte menos, y el tiempo comienza a correr. Cuando te das cuenta estás a dos días del plazo de entrega, maldiciendo el tiempo gastado. No te preocupes, todos hemos estado en esa situación.

En inglés le dicen “procrastinate”. Algunos diccionarios lo traducen como “aplazar”, aunque yo prefiero “dilatar” y “estirar”, porque la primera palabra tiene connotaciones negativas -principalmente acerca de lo que nos va a pasar si no llegamos a tiempo-. Es un problema común y ya en los años cincuenta, en Gran Bretaña, llamaba la atención a un hombre llamado Cyril N. Parkinson. Haciendo referencia a la burocracia de su época, la llamada “ley de Parkinson” estipula que “el trabajo se expande para llenar el tiempo disponible para su terminación”.

Planear los pasos con antelación evita disgustos más adelante

Salvando el tiempo y las distancias, en nuestros tiempos sucede lo mismo. No sólo con la burocracia sino en todos los ámbitos de la vida: quiero llegar en forma al verano…pero recién estamos en otoño, así que tengo mucho tiempo por delante, puedo ir al gimnasio en primavera. Sin importar de qué se trate, los expertos en el tema afirman que la clave está en dividir el objetivo en metas menores, e ir fijando plazos para cada una de ellas. Roma no se construyó en un día, así que hay que ir poniendo un ladrillo sobre otro, a paso constante.

Con esta estrategia podemos sumar pequeños logros hasta alcanzar el objetivo mayor, ahorrándonos el estrés que genera el tener que hacer las cosas apuradamente. Al fin y al cabo, las cosas hechas con tranquilidad salen mejor que cuando las hacemos a prisa. Si no fíjense cuánto tiempo pierden al tener que volver a casa porque salieron con 2 zapatos diferentes, un juego de llaves que no es el correcto y el cepillo de dientes en el bolsillo de la camisa.

Tim Urban, quien escribió su tésis de licenciatura 3 días antes de entregarla, con resultados desastrozos, es un experto en el arte de la dilación. Ahora graduado de Harvard, comediante y consultor en este tema,  nos ofrece una reflexión interesante. Él dice que todos, en mayor o menos medida, somos dilatadores. Si no es en el ámbito académico, es a la hora de ponernos en forma, o en el trabajo. Lo que realmente debe preocuparnos son aquellas metas que no tienen una fecha límite establecida.

Quizás sea hablar con un familiar distanciado, tal vez comenzar una pequeña empresa. El quid de la cuestión es que al nunca sentir la presión de una fecha que se acerca, muchas veces no logramos motivarnos lo suficiente para hacer algo, y podemos postergarlo indefinidamente. El tiempo que tenemos en la vida es limitado, así que deberíamos elegir los momentos y hacer aquello que queremos.

Artículo anteriorInnovación Aplicada
Artículo siguienteExperimentando un negocio
Sandra Camponogara
Sandra Camponogara
Sandra emigró a los Estados Unidos en 1988 desde su Argentina natal con grandes sueños y sin ahorros. Después de trabajar en la industria del turismo en la ciudad de Nueva York durante unos años, comenzó su propia compañía de operadores turísticos, InterConnect USA en 2000 y dos décadas más tarde creó su segunda compañía, Hola Fortuna. Reinventándose una y otra vez a través de desafíos comerciales y personales, Sandra alienta a las latinas a buscar el equilibrio y la independencia financiera.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículos populares