$0.00

No hay productos en el carrito.

InicioTu Educación¿Por qué son importantes las actividades extracurriculares?

¿Por qué son importantes las actividades extracurriculares?

Las actividades extracurriculares son más importantes para nuestros hijos de lo que a veces creemos. Estudiar les ayuda a adquirir conocimientos pero las actividades que van más allá del programa académico contribuyen al desarrollo del estudiante.

Los padres suelen pensar que estas actividades son una distracción de los estudios, o una pérdida de tiempo. Sin embargo, juegan un papel vital en la vida del chico. Es más, hasta hace un par de décadas cuando no existían los teléfonos celulares, las tablets, play stations y computadoras, las actividades extracurriculares eran la principal fuente de entretenimiento. El desarrollo de la vida social es tan importante como el desempeño académico y solo lo podemos obtener interactuando con otras personas.

Estas actividades de las que hablamos, no son indispensables para el currículum académico, pero son parte del abanico de formación del estudiante. Requieren un compromiso consistente y tenes que hacerte el tiempo para participar. Algunas de estas actividades incluyen deportes, aprender un idioma extranjero, canto, música, debate, cocina, filatelia, yoga, meditación, clubes de robótica, y muchas opciones más.

Te cuento por qué es importante involucrarse en actividades extracurriculares:

1.       Te ayudan para el ingreso universitario  – Si tu hijo tiene inclinación por ir a la universidad, su participación en actividades que no son obligatorias muestran su variedad de intereses y talentos. Es importante aclarar, que para la admisión universitaria, es preferible mantener una misma actividad durante bastante tiempo que saltar de una a otra, ya que esto último no demuestra estabilidad y liderazgo. Si el participante tiene mucho talento para el deporte que está practicando por ejemplo, algunas universidades pueden interesarse en facilitar su proceso de admisión y en algunos casos, eliminar los costos universitarios.

2.       Estimula tus logros académicos – Lejos de ser una distracción de tus responsabilidades escolares, las actividades extracurriculares te enseñan a manejar tu tiempo eficientemente, aumenta tu autoestima, te ayuda a estar más organizado. Los chicos que participan en actividades de las que disfrutan, estimulan su actividad cerebral y su resistencia.

3.       Son un descanso fructífero de las actividades académicas – Estas actividades les dan a los chicos oportunidad de explorar su pasión y de esta manera descubrir lo que les gusta, más allá de los estudios y de participar en un entorno social.

4.       Se aprende el manejo del tiempo – Cuando se participa consistentemente en una actividad, los jóvenes aprenden a manejar sus tiempos con eficiencia. Esto es una característica que los ayudara en todos los aspectos de su vida de adultos. Mis hijos practicaban dos horas de natación diariamente cuando estaban en el secundario. Esto les insumía bastante tiempo en días en los que también tenían escuela y deberes. Sin embargo, sabiendo de su compromiso con el club de natación, organizaban su tarde para cumplir con todas estas responsabilidades.

5.       Provee oportunidades sociales – Participar en actividades con otros chicos que comparten el mismo interés, es ideal para formar nuevas amistades fuera del entorno escolar. Con ello expanden también su red social, algo que es importante a lo largo de la vida. También aquí aprenden a compartir su tiempo y espacio con otros chicos provenientes de otros sectores socio-económicos y de distintas culturas.

6.       Se aprenden nuevas habilidades – Además de aprender los aspectos técnicos de la actividad, se desarrollan cualidades de liderazgo, trabajo en equipo, exponer ideas en público y mucho más. Algunos disfrutan tanto de estas actividades, que luego las convierten en su carrera profesional como el que le gusta el fútbol y se convierte en entrenador, o el que le gustan los idiomas y se recibe de traductor.

7.       Aumenta la autoestima – A medida que manejas con más destreza la actividad en la que estás, cuando superas desalientos, cuando tu rendimiento mejora y alcanzas tus propias metas, te sentís fortalecido y tu autoestima aumenta. El progreso te motiva a seguir practicando con vigor para continuar tu evolución.

8.       Genera compromiso y responsabilidad –  Para participar regularmente en una actividad, hay que estar presente, cumplir con los horarios y programa establecido, seguir las indicaciones del líder del grupo, lo cual genera compromiso y responsabilidad. Estas características son necesarias para el resto de la vida.

9.       Expande los intereses – Al participar en actividades que no están en el curso escolar, los jóvenes descubren actividades que quizás de otra manera no hubieran considerado. Asi descubren lo que les gusta y lo que no y avanzan en las áreas que les interesan.

10.   Habilidades que les servirán toda la vida – En las actividades extracurriculares los jóvenes desarrollan su capacidad de trabajar en equipo, manejo del tiempo, liderazgo, establecen objetivos, entienden de prioridades, aprenden a dialogar y expresarse en público, desarrollan el pensamiento analitico y la resolucion de problemas.

En conclusión, no hay efectos colaterales en la participación en actividades extracurriculares y los beneficios son múltiples. Los años de escuela son ideales para explorar, descubrir lo que les gusta y lo que no y luego elegir algunas de las actividades favoritas y darles continuidad para aprenderlas en profundidad.

Yo he alentado a mis hijos a que participen en todo lo que les llamara la atención. Algunos intentos terminaron al poco tiempo porque no les interesó la propuesta, pero con el tiempo pudieron descubrir que la natación era lo que realmente les apasionaba y se mantuvieron en ese equipo hasta ingresar a la universidad.
Fue una experiencia enriquecedora, que además les dio las habilidades para trabajar como guardavidas durante los años del secundario, y los recompenso con momentos de triunfos y fracasos que aprendieron a celebrar y sobrellevar con los compañeros de su equipo.
Las medallas ganadas hace años están guardadas en algún lugar, pero lo aprendido en esas largas horas de entrenamientos y competencias, son habilidades que les quedan para siempre.

Si te interesa profundizar en temas de familia y personalizar tu plan para que tus hijos tengan los recursos necesarios para ser independientes y capaces de lograr todo lo que se propongan, te sugiero que conversemos en una sesión 1-on-1: INFO AQUÍ

Artículo anteriorFinanzas del Nido Vacío
Artículo siguienteEl estrés de ser Madre
Sandra Camponogara
Sandra Camponogara
Sandra emigró a los Estados Unidos en 1988 desde su Argentina natal con grandes sueños y sin ahorros. Después de trabajar en la industria del turismo en la ciudad de Nueva York durante unos años, comenzó su propia compañía de operadores turísticos, InterConnect USA en 2000 y dos décadas más tarde creó su segunda compañía, Hola Fortuna. Reinventándose una y otra vez a través de desafíos comerciales y personales, Sandra alienta a las latinas a buscar el equilibrio y la independencia financiera.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículos populares